Realizan un abrazo simbólico en rechazo a la implementación de la jornada completa

Realizan un abrazo simbólico en rechazo a la implementación de la jornada completa

La manifestación estará encabezada por familias de 22 escuelas porteñas en resistencia a la decisión del gobierno porteño de extender a jornada completa el horario escolar por considerarla “incompatible” con sus rutinas y por “la poca información sobre esos cambios”.

Familias de 22 escuelas de la ciudad de Buenos Aires rechazarán este jueves con un abrazo simbólico a un establecimiento del barrio de Colegiales la decisión del gobierno porteño de extender a jornada completa el horario escolar por considerarla “incompatible” con sus rutinas y por “la poca información sobre esos cambios”, que son parte de una resolución nacional que convoca a extender las horas de clase en el nivel primario a la que ya adhirieron 20 provincias.

“No estamos de acuerdo en extender la jornada simple a la completa porque la escuela no tiene la infraestructura necesaria, como un comedor y suficientes baños, y las aulas van a estar superpobladas”, dijo a Télam la madre de un niño de sexto grado de la escuela 12 Gran Mariscal del Perú Ramón Castilla, en el distrito 9, donde se realizará el abrazo a las 12.30 y del que participarán otros establecimientos.

Además, expuso que la medida “expulsaría a niños y niñas con alguna discapacidad porque muchos no pueden sostener más cantidad de horas y dejarán de ser inclusivas las escuelas”.

A la escuela Ramón Castilla, ubicada en Colegiales, asisten 500 alumnos, de los cuales un 20% tienen alguna discapacidad y acompañantes terapéuticos.

Qué dicen las familias

La mujer explicó que cerca de 22 escuelas porteñas se organizaron en un grupo de WhatsApp para “resistir la reconversión de las escuelas de jornada simple a completa”, una decisión que, según indicó, fue informada de manera oral por el Gobierno local hace unos días para su implementación en septiembre y octubre.

La decisión oficial para esa escuela se revirtió “hasta por lo menos el año próximo” debido a la movilización de varias familias que la rechazaron, refirió.

Agregó que su hijo “no se banca estar 8 horas en una escuela y me obligan a cambiarlo a una privada a un año de que termine la primaria o a alguna que quede jornada simple, que estará superpoblada porque muchos con diferentes problemáticas van a estar acumulados ahí”, explicó y agregó que el resto de las escuelas aún no recibieron la notificación de que se diera marcha atrás la medida.

Por su parte, Laura Echeverría, madre de un alumno de quinto grado de la escuela primaria 14 Capitán Enrique Guillermo Parker, en el distrito 12, de jornada simple, compartió su situación.

“Yo decidí cambiarlo en septiembre a otra escuela de jornada simple y elegir en cuál, porque hace diez días nos mandaron una encuesta del Gobierno de la Ciudad donde se nos preguntaba si estábamos de acuerdo con la medida, que se implementará a partir del 1 de septiembre y luego se nos informó, que en caso de negativa los estudiantes serían reubicados en otra escuela”, contó a Télam Echeverría.

Y agregó: “Algunas escuelas van a pasar este año y otras lo harán el próximo, pero los docentes tienen mucha incertidumbre sobre si mantendrán sus cargos y no nos indicaron cómo resolverían el comedor”, añadió.

Por otro lado, contó que su hijo de 11 años tiene actividades formativas fuera del horario escolar como idioma y música, que debería dejar.

“Hay mucho peregrinaje de familias buscando escuelas de jornada simple, que van a estar superpobladas”, dijo.

En tanto, fuentes del Ministerio de Educación porteño dijeron a Télam que “se está trabajando en el pase a jornada completa de una parte del 40% de establecimientos de nivel primario que son de 4 horas” y explicaron que el otro 60% ya tiene jornada extendida.

Asimismo, señalaron que propusieron al Gobierno nacional transformar a jornada completa las escuelas que hoy son de modalidad simple pero plantearon que “la idea es ofrecer talleres optativos a contra turno este año e implementar la medida para el año próximo”.

En la 119° asamblea del Consejo Federal de Educación (CFE), celebrada en junio de este año, se aprobó la Resolución CFE N° 426/22 “Implementación de la jornada completa o extendida en las escuelas primarias”, que estableció los lineamientos de los acuerdos que firmarán las provincias con el Ministerio nacional.

En el artículo primero, se especifica que la Nación, Provincias y Ciudad de Buenos Aires se comprometen a “implementar todas las acciones necesarias para avanzar hacia la universalización de la jornada completa o extendida en las escuelas primarias, o bien a adoptar la modalidad de extensión horaria que las lleve a un mínimo de veinticinco horas semanales como estrategia escalonada hacia dicha universalización”.

Veinte provincias del país firmaron convenios o están en proceso de hacerlo para extender a 25 horas semanales el horario escolar en el nivel primario, reconvertir las jornadas simples a completas o agregar más horas, según informaron a Télam fuentes de la cartera nacional.

Las provincias del Chaco, Corrientes, Entre Ríos, Formosa, Río Negro, Tucumán, Tierra del Fuego y Santiago del Estero ya firmaron convenios con el Gobierno nacional para extender una hora más de clase en todas las escuelas primarias estatales.

En tanto, Jujuy, Santa Cruz, Catamarca optaron por realizar la reconversión a jornada completa de un grupo de establecimientos y en otros aplicar la extensión horaria, y Salta y Santa Fe confirmaron que entre el 2022 y 2023 extenderán solo a algunos establecimientos las 25 horas semanales.

A su vez, aunque les queda pendiente la rúbrica de convenios confirmaron que extenderán su horario escolar Mendoza, Buenos Aires, Córdoba, La Rioja, San Juan y San Luis.

A ese listado, se agregaría la Ciudad de Buenos Aires con jornada completa de un grupo de escuelas.

Fuente: Télam

Compartir