Macri se sentó con Mohammed bin Salman, jeque que mandó a matar a un periodista

Macri se sentó con Mohammed bin Salman, jeque que mandó a matar a un periodista

El expresidente de la Nación volvió a generar una catarata de críticas en las redes sociales y no fue para menos: Macri se sentó al lado del príncipe de Arabia Saudita, quien está acusado de ordenar el asesinato de un periodista y que goza de inmunidad por su cargo.

   

Durante el partido en el que Argentina se vio superada por Arabia Saudita, el expresidente de la Nación volvió a convertirse en tendencia y, como es costumbre, con una connotación negativa. Mauricio Macri se sentó al lado de Mohammed Bin Salman, quien es el príncipe heredero de Arabia Saudita —y actual primer ministro— que se encuentra sindicado de haber ordenado el asesinato del periodista Jamal Khashoggi.

El príncipe es uno más de los contactos internacionales con los que Macri volvió a entablar relación de cara a su casi cantada campaña en la que buscará un nuevo mandato, aunque no se trataría del primer contacto turbio de la agenda del empresario.

Ahora bien: Jamal Khashoggi era un columnista de opinión del medio The Washington Post que fue brutalmente asesinado por agentes gubernamentales árabes cuando quiso buscar sus papeles para poder casarse.

Eso nunca sucedió, ya que fue interceptado por un grupo integrado por la custodia del príncipe heredero en el consulado saudí de Estambul y tuvo el peor final posible: tras ser asesinado, Khashoggi fue desmembrado con una motosierra.

La inteligencia estadounidense concluyó en que Mohammed Bin Salman fue quien lo mandó a matar, aunque se cruzaron con un duro revés en la búsqueda de justicia, ya que el príncipe heredero goza de inmunidad debido a su cargo como primer ministro.

Hace años que vengo acá. Soy amigo del emir y somos dos fanáticos del fútbol y de Boca. Contento de estar acá y esperamos que la fiesta que empezó ayer continúe los 30 días“, dijo Macri hace algunas horas sobre su amistad con el jeque qatarí.

Sus afirmaciones causaron una más que evidente indignación colectiva en las redes sociales, donde además de tratarlo de “mufa” lo criticaron tajantemente por su “junta de asesinos y violadores de DDHH”, y hay quienes incluso piensan que el expresidente de Boca Juniors fue quien arregló el partido, abusando de su cargo en la FIFA y arruinando la ilusión de miles de argentinos a cambio de dinero.

Compartir