Mensajes comprometedores por atentado a CFK: “¿por qué falló el tiro?”

Mensajes comprometedores por atentado a CFK: “¿por qué falló el tiro?”

Los últimos informes de los peritajes presentan evidencias sumamente incriminatorias, calificadas como “contundentes” por los expertos. Los chats entre Brenda Uliarte y Agustina Díaz, su amiga detenida esta madrugada, resultan clave para la investigación.

La investigación por el atentado a Cristina Fernández de Kirchner el pasado 1 de septiembre avanza a pasos agigantados. Esta madrugada, en el marco de los operativos derivados por las tareas de los pesquisas, detuvieron a una amiga de Brenda Uliarte, Agustina Díaz, con la que se comunicó después de que Sabag gatillara a la Vicepresidenta.

Díaz, a quien Uliarte tenía agendada como “amor de mi vida”, quedó aprehendida por presunta colaboración en la planificación del asesinato de CFK. Durante los peritajes a los teléfonos, pudieron extraer conversaciones entre Uliarte y Díaz totalmente comprometedoras, y que dan a entender que la inocencia que presumía Uliarte fue ficticia desde el principio.

Borrá todo“, era el mensaje que le llegaba a Brenda luego del fallido intento de Sabag por asesinar a la Vicepresidenta. La remitente era nada más y nada menos que Agustina Díaz. “¿Por qué falló el tiro? ¿Por qué mandaste a este tarado que mandaste?… Y después ¿se puso nervioso?“, preguntó a continuación, mientras veía los acontecimientos en vivo por la televisión.

Los peritos calificaron la evidencia como “contundente”. A estas alturas, la jueza federal que avanza en la causa, María Eugenia Capuchetti, tiene pruebas de sobra para determinar la culpabilidad de los principales acusados, Fernando Sabag y Brenda Uliarte. No obstante, conforme avanzan las labores policiales, más pruebas se adjuntan al expediente.

Con respecto a Agustina Díaz, detenida por complicidad, también comparte una situación procesal oscura. Según pudieron averiguar los pesquisas, la banda ya había intentado ejecutar el magnicidio en ocasiones anteriores, las cuales fueron frustradas por distintos motivos. Fue tal la planificación, que incluso llegaron a contemplar la idea de alquilar un departamento al frente de la vivienda de Cristina Fernández de Kirchner, presumiblemente con el objetivo de realizar tareas de inteligencia y conseguir un “tiro limpio”.

La premeditación de la que tanto eco se hizo resultó ser cierta y las autoridades continúan sus esfuerzos por desentrañar la elaborada organización que colaboró, junto a Sabag y Uliarte, en el intento de magnicidio.

Compartir