El Gobierno de Macri gastó 14 millones de euros en aviones que no podían volar: investiga la Oficina Anticorrupción

El Gobierno de Macri gastó 14 millones de euros en aviones que no podían volar: investiga la Oficina Anticorrupción

Se iban a usar de defensa durante la cumbre del G20, que se realizó el 30 de noviembre de 2018; sin embargo, llegaron al país en 2019.

   

En 2017, el Gobierno de Mauricio Macri realizó una de las maniobras más extrañas en compra de equipamiento militar de la historia argentina. El entonces ministro de Defensa, Oscar Aguad, gestionó la compra de cinco aviones de la Armada Francesa que se usarían de defensa durante la cumbre del G20, que se realizó el 30 de noviembre de 2018.

Lo extraño es que las cinco aeronaves Super Etendard, compradas con la firma del entonces jefe de Gabinete, Marcos Peña, de Aguad, y con dinero del Ministerio de Economía a cargo de Nicolás Dujovne, llegaron recién en mayo de 2019. Es decir, el objetivo por el que habían sido adquiridos había sucedido mucho tiempo antes. Pero eso no sería nada. 

Los años pasaron y los aviones jamás volaron. Para entonces se supo que el gobierno de Macri había gastado casi 14 millones de euros. Ahora, tras una auditoría, descubrieron que las aeronaves “no se encontraban en condiciones de vuelo y su potencial restante ya era bastante débil, razón por la cual la Marina Francesa había dejado de utilizarlas”.

Según denunció una auditoría de la Sindicatura General de la Nación (Sigen), las autoridades del Ministerio de Defensa macrista sabían por diversos informes preliminares que alertaban sobre el estado de las aeronaves. Igual las compraron con millones de euros. 

Dicho informe fue enviado a la Oficina Anticorrupción (OA) para que se inicien las acciones legales correspondientes. Según se desprende de la investigación, Aguad las compró “acompañadas con su documentación de seguimiento técnico junto a un lote de piezas de recambio, bancos de prueba, valijas de prueba, equipos de misión, herramientas y un simulador de vuelo”.

Además se reveló que el precio total fue de 12.550.000 de euros y que fue realizado en un solo pago. Por ese monto, el gobierno de Francia y su Armada le vendieron a Argentina aviones obsoletos y diferentes repuestos y piezas faltantes. El pago fue realizado en una sola transferencia bancaria. Además le sumaron otro millón de euros para el transporte de las naves al país. 

En la auditoría enviada a la OA hay varios estudios previos sobre los aviones. Todos son negativos y demuestran que no podían volar. “Antes de la compra no se tuvieron en cuenta varios informes preliminares de la Armada Argentina que alertaban sobre la necesidad de garantizar determinados repuestos antes de concretar la transacción”, explican.

Y continua: “Los documentos señalaban que, en las condiciones en que se ofrecían las aeronaves, no se encontraban en condiciones de volar requiriendo la ejecución de una serie de trabajos para su puesta en funcionamiento”.

Además de esas irregularidades, a lo largo del documento también informa que el ministerio a cargo de Aguad compró cuatro buques patrulleros oceánicos multipropósito OPV (Offshore Patrol Vessel). Para ello, el Gobierno de Macri asumió los gastos completos de retiro, transporte y estacionamiento de los materiales. Lo hizo a través de la licitación privada N° 005/17 y pagaron 1.346.255 de euros.

Sobre las razones de la inutilidad de los aviones, la auditoría explica que la Armada Argentina no tuvo en cuenta los informes preliminares que advertían sobre la utilización de los aviones y sobre la necesidad de contar con ciertos repuestos en la transacción. También dejaban en claro que en el estado en el que estaban las aeronaves, era imposible que volaran. Igual las compraron.

Compartir